Visitanos en Facebook

viernes, 6 de agosto de 2010

Educación Vial (Lección 1): Antecedentes Históricos.


La educación vial, tiene sus orígenes desde antes de la fundación de Imperio Romano, los historiadores hablan del año 2000 AC. en Babilonia, desde entonces fue necesario tomar medidas para regular y reglamentar el tránsito de vehículos, por ejemplo: Carretas de tracción animal, en sus calles empedradas.

Tiempo después, en el Imperio Romano se manifestó la necesidad de instituir las calles de un sólo sentido y se aplicaron restricciones especiales, entre otras, de lugares designados para el estacionamiento de carruajes y así lograr apartarlos de las principales calles, en las ciudades más importantes del Imperio Romano fue prohibida la entrada de vehículos a los centros de comercio durante ciertas horas del día debido al congestionamiento vial.

Ubicándonos en nuestra era, se tienen registros históricos de que en el año 1300,  se llevó a cabo la celebración del año Santo en la Ciudad Blanca, hoy conocida como Ciudad del Vaticano, lugar en el que dada su importancia se congregó una gran multitud de fieles, por lo que se obstruyó y se afectó casi en su totalidad la  circulación en aquella cuidad, provocándose con dichos congestionamientos accidentes que costaron muchas vidas, por lo mismo,  se estudió la necesidad de prevenir tales acontecimientos, Regulando y Reglamentando la Circulación Vial y Peatonal.                                        

El Pontífice Bonifacio VIII, al enterarse del incidente, ordenó que se pintaran en el piso de las calles, caminos y puentes, rayas que dividieran el espacio de circulación en dos secciones, tomando en consideración los puntos cardinales e  informando a la concurrencia que debería caminar y circular por la derecha sin cruzar las líneas marcadas, dando lugar así a la aplicación del señalamiento horizontal o de balizamiento.

Posteriormente en Paris, en el siglo XIX, antes de la aparición del automóvil, ya existían problemas de circulación, principalmente en la avenida de la Opera, sobre la cual fluían grandes volúmenes de carruajes transitando por la misma o que se encontraban estacionados en las laterales, así como el gran número de peatones que cruzaban las calles con gran dificultad.

Es de imaginarse que en aquella época, los accidentes por atropellamiento eran causados por carruajes con caballos desbocados.

De ahí nace  la importancia que tiene el adecuado uso de la vía pública, que con el advenimiento del automóvil, se manifiesta día a día como una gran necesidad en el mundo.

El valor que en el mundo moderno adquiere la Educación Vial, se hace evidente al constatar las estadísticas de accidentes de tránsito que ocurren en la vía pública por desconocimiento y la falta de aplicación de normas de conducta vial, que ocasionan muchas veces cuantiosas perdidas humanas y materiales.

Cabe hacer mención  que para fines del siglo XIX, las calles de la ciudad de México empezaron a verse surcadas por tranvías eléctricos y en el año de 1907 ya se le consideraba una de las ciudades mejor iluminadas de  América, gracias a las lámparas eléctricas que se instalaron en la Plaza de la Constitución  y en las calles de Plateros (hoy Madero).  En ese entonces los primeros vehículos automotores transitaban sus avenidas adoquinadas y señoriales.

Hoy en día nos enfrentamos al ruido, a los congestionamientos y a la contaminación, a la falta de espacio para transitar  y al enojo que se manifiesta en malos modales por parte de peatones, pasajeros y conductores, lo que  agudiza aun más los problemas.

En los últimos años, las Ciudades de la República Mexicana han sufrido un crecimiento demográfico sin paralelo en la historia, el desarrollo se ha proyectado hacia todos los rumbos de la capital a un ritmo extraordinario; por citar un ejemplo: En 1960 la población del DF.  apenas llegaba a los cuatro millones de habitantes, recorrían por sus calles medio millón de vehículos,  y hoy cuenta con mas de veinte millones de habitantes y su parque vehicular supera los tres millones de automotores.

1 comentarios:

. COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA

Cada señalización luminosa es un acto de conciencia

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente

Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Publicar un comentario en la entrada

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More